• Facebook - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo

© 2019 by Montse Macanas

Relajación

La relajación nos permite liberar la musculatura de tensiones protegiéndonos de estados de ansiedad y fatiga. Su práctica nos ayuda a alcanzar armonía, equilibrio y bienestar. No sólo se trata de encontrar un momento al mes (fin de semana, retiro), a la semana (yoga, deporte, cena con amigos), o al día (libro y manta), sino que se trata de incorporar la relajación a nuestro día a día. Vivir relajado no significa vivir ausente de problemas, sino que se trata de observar esos problemas o retos desde la distancia con una actitud tranquila y serena para tener la capacidad de resolverlos si podemos, o de dejarlos ahí hasta que se resuelvan. Y así en muchas áreas de nuestra vida.

 

La relajación es un estado. Para ello, es imprescindible hablar de su antónimo, el estrés. Son muchas y diversas las consecuencias que se derivan de vivir bajo estrés y estar sometido continuamente a situaciones estresantes. No todo estrés ejerce un efecto devastador en el organismo. Un estrés moderado, resulta ser adaptativo para el individuo.

 

Los factores estresantes o situaciones desencadenantes del estrés son cualquier estímulo, externo o interno (tanto físico, químico, acústico o somático, como sociocultural) que podría ser percibido por nosotros como importante, peligroso o potencialmente capaz de modificar nuestra vida, propiciando la desestabilización en el equilibrio dinámico del organismo. Ante un estresor, sea del tipo que sea, el organismo reacciona.

La relajación aporta innumerables beneficios:

  • en el terreno físico: mejorar la postura, respirar de manera consciente, seguir una buena alimentación, incrementar la flexibilidad;

  • en el terreno emocional y mental: adoptar una actitud positiva, observar con perspectiva, reconocer nuestra responsabilidad y la de los demás, aceptar sin resignación, construir límites, abrir la mente;

  • en el terreno vibracional o espiritual: gestionar el perdón, agradecer, conectar con la libertad, reconocer los valores.